Las Áreas Protegidas, protegiendo la Naturaleza y potenciando el Turismo

Actualizado: 8 feb

Fuente: http://magazine-wellness.com/news/las-areas-protegidas-protegiendo-la-naturaleza-y-potenciando-el-turismo/


Por: Lic Gabriel Giacobone


Mucho se habla de las Áreas Protegidas, realmente tienen muy buena prensa y aceptación pública. Pero cuáles son los beneficios reales de crear un Parque Nacional o una Reserva Urbana y desarrollar Ecoturismo, que pueda competir contra un negocio inmobiliario.

En la actualidad tener un área protegida en la ciudad, en el estado/provincia o el país, es realmente un ejemplo de buena conducta ciudadana. Los vecinos se organizan y piden la protección de tal o cual área que les resulta importante y son varios los políticos o sus partidos, que incluyen en sus propuestas la protección de un área natural. Si bien puede ser una moda de los últimos años, no desvaloricemos el hecho, aún cuando algunos suelen tomarlo a la ligera.

Histórica o prehistóricamente, desde que el género Homo empezó a domesticar el fuego y vivir en cavernas, nos hemos estado “separando” de la naturaleza. Ya sea para no sufrir el frío, las inclemencias del tiempo, la molestia de artrópodos (insectos y arañas) o peligros por predadores. Cuando nos encontramos en un campo o la montaña, el estar al “aire libre” nos da una especie de desprotección que sí la podemos sentir debajo de unos árboles, en una cabaña o la Cueva de las Manos.


La cosa es que, si analizamos nuestros orígenes, aún cuando actualmente todos aceptemos que Natura nos da la vida, seguimos queriendo lugares verdes pero sin “alimañas” que nos molesten, lluvias que nos mojen o vientos que nos “despeinen”.

¿Cuántas plantas de interior, tiene un rancho en el campo? La verdad es que pocas o ninguna, por el simple hecho que la abundancia natural está al salir de él. Sin embargo cuando las casas se aglomeran y los ejidos urbanos se hacen más cementados, comenzamos a tener una especie de añoranza por un pajarito, unos árboles y alguna plaza verde.

El Humano es un animal gregario con capacidades intelectuales que le permiten explotar la naturaleza como ningún otro ser en la Tierra. Ésto se puede representar en la construcción de Megaciudades que, según un informe de la ONU, posee más del 50% de la población mundial actual residente en áreas urbanas, previendo que supere el 60% para el 2050.

El tema es que, aún cuando suponemos que todo se puede tener en las ciudades, éstas no pueden sustentarse si no es por sus entornos y los servicios ecosistémicos que las áreas verdes periurbanas y rurales les proporcionan.

Pero como dice el refrán: “no se es, lo que no se conoce”, por tanto es necesario conocer los beneficios que todas estas áreas naturales nos ofrecen y que sin ellas la vida del Homo no puede…….no debe ser vivida.

Una de las mejores formas de conocer los beneficios que las áreas naturales nos brindan, es ir a conocerlos, entrar en sus espacios, preguntar sobre sus orígenes, hurgar en su idiosincrasia.

Los formatos turísticos en la naturaleza son bastos y cada vez más accesibles. Desde conocer pequeñas aldeas y pueblos en zonas alejadas a las grandes ciudades, hasta hacer las variantes de Ecoturismo como: senderismo, climbing o acampe. La idea es disfrutar de la naturaleza siempre que se cuide el recurso bajo parámetros de sustentabilidad.

Una vez que entendamos que la Naturaleza no es agresiva, que no nos va a dañar si sabemos cómo se manifiesta, cuando hayamos entendido que no nos podemos escindir de ella sino que la necesitamos a diario, cuando aceptemos que todo lo que nos ofrecen las grandes ciudades se debe a los grandes espacios naturales que las rodean; sólo cuando todo ello ocurra vamos a poder estar en armonía con nosotros mismos y con nuestros entornos.

Pero tengo muy buenas noticias!!!!! El Ecoturismo en el Mundo es una de las actividades más redituables y con mayor desarrollo. Los servicios que se brindan a los turistas hace que tengan ganas de seguir investigando y consumiendo el producto: NATURA.

Y es ahí, en ese preciso momento en el que tanto turistas como inversores, economistas o políticos, visitadores o visitados, comienzan a revalorizar la naturaleza. Ahí es donde los números comienzan a dar positivo, pero no sólo desde un sentido monetario, sino desde la valoración de estar unidos desde hace miles de años y sentir las ganas de protegerla y amarla.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo